Breaking

20/3/17

MODELOS DE POLICIAMIENTO: @uliman73 DE DÓNDE VENIMOS Y HACIA DONDE VAMOS?

* By Lic. Ulises León Kandiko
Los Cuerpos Policiales hoy día es frecuente que sean objeto de discusión. Muchas veces vamos a escuchar o leer comentarios que se refieren a su eficacia, al modo de su correcta actuación ó del empleo de los medios que utiliza ó tan simple como si hace lo que debe hacer. Otros de los temas recurrentes, al menos en estos últimos tiempos, es si las Policías tienen una mayor o menor proximidad con los ciudadanos y ni que hablar sobre la legalidad de sus actuaciones ó por qué no decirlo el gatillo fácil.

Otro tanto sucede a la hora de querer dar un marco de estudio y poder determinar cual es el grado de cumplimiento de los objetivos planteados, es difícil tener o contar con datos objetivos sobre ese cumplimiento, y cuando hay datos es muy criticable la calidad de los mismos.


DE DONDE VENIMOS                                                                                           

Entonces, dónde estamos? La realidad es que son variadas las soluciones que se han dado en la materia, los problemas policiales suelen ser comunes a todas las policías del mundo, la globalización y las comunicaciones han permitido que las organizaciones policiales compartan experiencias adoptadas y con ello las estrategias y técnicas. Tal es así que se puede ver en un país determinado conceptos o estrategias policiales que son originarios de otros países incluso de Continentes distantes.

En esta oportunidad he seleccionado una variedad de modelos policiales para exponerlos sucintamente y luego poder dar alguna idea general sobre el tema. Dentro de los modelos que elegía están:

·         Gubernativo
·         Profesional
·         Policía Orientada a los Problemas (POP)
·         Policía Guiada por la Inteligencia (ILP por sus siglas en inglés)
·         Policía del Orden
·         Policía Comunitaria

Modelo Gubernativo

El nombre en si hace alusión al Gobierno mismo, desde un punto de vista muy literal, aquellos cuerpos policiales ejercían sus funciones en Estados absolutos, es decir dependían del Gobierno (Monarquias generalmente), seguían a raja tabla sus instrucciones, sin miramientos y la finalidad del Cuerpo Policial era el control de la población, asegurar la continuidad de los Gobernantes y por qué no del status quo sometiendo cualquier foco de resistencia. Si bien esto tiene claros inicios en el Siglo XVIII, se sostuvo con posterioridad en aquellos Estados con características totalitarias.

Un caso que se sostuvo en el tiempo con este modelo es el que tenía que ver con el control social y en especial de aquellas organizaciones que representaban alguna resistencia al modelo de Gobierno. Tal así que las Policías conformaban unidades especiales (algunas vez mal llamadas de inteligencia) para perseguir a esos grupos disidentes, un ejemplo de ello fue la STASI en la Alemania del Este.

Es por estas acciones, que hoy día diríamos con un uso ilegítimo de la Policía, que la idea que tenga una dependencia directa del Gobierno no se hace sustentable al menos en los Estados Democráticos. Hay que ser cuidadosos con esto, pues asimismo no hay dudas que las Policías se deben a sus Gobiernos y al estado de derecho.

Continuando con este modelo, tiene un punto bisagra con la Revolución Francesa, donde comienza a virar un poco sobre lo que es en si; eso si, sosteniendo el control de la información y del orden en los espacios públicos que constituyen a las claras 2 factores cruciales para el sostenimiento y perduración del sistema político, por lo que se convierten así en pilares básicos de este modelo de policiamiento,  El modelo Francés será el mas seguido en toda Europa y luego en algunos otros países.

Más cercano en el tiempo, este Modelo constituye a los cuerpos policiales como un órgano subordinado del Gobierno que ejerce en si el poder coactivo legítimo del Estado para garantizar el correcto cumplimiento y aplicación de la ley.

Modelo Profesional

El horizonte temporal de este modelo se encuentra en la primera mitad del siglo XX y tiene lugar en los Estados Unidos de Norteamérica (USA), de la mano de August Vollmer quien fuera Jefe de Policía de Berkley. Si bien ya a fines del siglo XIX Peel con la Policía Metropolitana de Londres, también comenzaba a dar luces al respecto, lo cierto es que esto es un paso inexorable que se deviene con el desarrollo y consolidación del paso de una sociedad rural a una mas urbana que requiere de una policía profesional para que pueda hacer frente a los nuevos retos que por cierto tienden a ser mas complejos.

Esta situación de orden global, favorece y abona la creación de nuevos cuerpos policiales con una creciente mejora en los aspectos de su formación y especialización, esto con una clara idea de profesionalidad, que quien porta un uniforme policial cuenta con un saber específico, conoce procedimientos particulares que los convierte en los mas idóneos para asegurar y brindar la seguridad de los ciudadanos.

Como en éste y todos lodos los casos de modelos policiales a presentar, son en extremo un mero racconto de lo que fueron o son, y teniendo en cuenta que el Modelo Profesional ha de ser el mas tenido en cuenta, quien quiera tener un cabal conocimiento sobre el mismo, deberá leer con detenimiento las obras de Vollmer.

Con ello en mente, veamos al escenario que se vivía por entonces, y ya adelanto que cualquier parecido con la actualidad (al menos en algunas localidades de la Argentina) es solo mera coincidencia. A inicios del Siglo XIX en USA, particularmente en los gobiernos locales, la policía estaba muy influenciada por las autoridades de gobierno (Modelo Gubernativo), políticas y los escándalos de corrupción eran algo frecuente (caso reciente en Itatí). Dentro de las áreas policiales la más comprometida es la conocido como vicios, vale decir el área que controlaba lo referente al juego o apuestas ilegales, la prostitución, drogas y claro en esa época la ley seca (las bebidas alcohólicas) entre otras.


A las clara resulta que esta situación cuanto menos condicionaba la capacidad de la policía de luchar contra el crimen y ni que hablar de garantizar la seguridad de los ciudadanos, estaba claro que para la política no era una prioridad la capacitación del personal policial y mucho menos la de brindar los recursos materiales necesarios para que esa lucha fuera eficiente y eficaz. Es así que Vollmer comprende que hay que realizar un cambio de dirección y que ese cambio debe ser radical, se debe construir la profesión policial, que posea contenido científico, del conocimiento para obtener el respeto y la independencia de las autoridades políticas. Para llevar a cabo ese cambio de dirección plantea 3 ejes:

1.     Respecto del personal, trabajar sobre sus conocimientos, habilidades, actitudes y la aptitud para lograr así la excelencia.
2.    Trabajar sobre procedimientos y normas preestablecidas, lo que diríamos estándares de trabajo, orientados a que la actuación policial sea mas efectiva.
3.     Ética y cumplimiento a la Ley.

Claro esta que para estos postulados de la mano venía un incremento salarial y mayor prestigio social de la profesión policial, Vuelvo a repetir cualquier parecido con la Argentina contemporánea es pura casualidad. Como el modelo fue profusamente aceptado y promovido a nivel País, eso también promovió mejoras en las condiciones generales de trabajo del personal policial y ello facilitó su aceptación entre los policías.

Este modelo se diferencia cabalmente de su predecesor por 2 grandes cuestiones, la primera y que algunos consideran la mas destacada es el apego a la legalidad, distanciándose años luz de la discrecionalidad en las actuaciones policiales de antaño por ser muy arbitrarias y la consecuente manipulación política en los años anteriores; el otro aspecto significativo es la legitimación profesional que llega de la mano del saber, por el conocimiento científico que se le quiere dar a la actividad policial. Se supone así que la institución policial se convierte en un instrumento respetuoso del ordenamiento jurídico pero que por sobre todo es resistente a la presión política. Finalmente pero no menos importante se concreta el hecho que la misión de la policía es luchar contra la delincuencia y no el control social.

Policía Orientada a los Problemas (POP)

Este modelo de policiamiento tiene como su principal creador en la figura de Herman Goldstein, quien a mediados del siglo pasado refiere como los cuerpos policiales de USA se han centrado en ellos mismos y se han olvidado de la finalidad por la cual existen “ofrecer un servicio a la ciudadanía”. Goldstein indica que la policía se ha convertido en autorreferencial, el alfa y el omega, si bien es cierto que el profesionalismo se a dado y con grandes creces, donde se puede ver a Oficiales Jerárquicos dando explicaciones sobre estructuras, organizaciones y demás, lo cierto es que el delito no disminuye.

Para reflejar lo mas claro posible la situación  que ve Goldstein, describe él una suerte de paralelismo citando el ejemplo del autobús inglés reconocido mundialmente por la exactitud en el cumplimiento del horario, es así que Goldstein dice que para poder cumplir con su esquema y con los indicadores de horario de la empresa pasa de largo en las paradas y por ende no levanta pasajeros, sin importarle que haciendo esto deja de prestar el servicio que justifica su trabajo. Una organización de estas características tiende a perder el apoyo de los ciudadanos toda vez que no muestra interés por sus problemas. Es ese el problema que identifica Goldstein en sus palabras “la policía se limita a aplicar la ley y a embellecer la organización olvidándose de resolver los problemas de la gente”, ha puesto los medios por delante de los fines.

Como en muchas de las cosas que vamos viendo, la tecnología tiende a ser un factor de incidencia en los cambios que se producen, en este sentido con la aparición (en forma accesible) de la telefonía y sumado a ello la implementación de equipos de radio en los móviles policiales, hizo en la práctica que la gente pudiera comunicar ante la comisión del delito a la Policía y esta retransmitir a sus móviles los que raudamente, sirena de por medio, se dirigían al lugar del hecho. Los móviles policiales en la práctica, estaban circulando por lugares determinados durante su jornada a la espera de la detección directa de algún delito ó de una comunicación por radio. Vale decir que con ese modelo resulta a las claras ser reactivo, por ende siempre se iba por detrás de los acontecimientos y claro esta no tener una perspectiva clara de las causas.

En vista a la situación, Goldstein propone un cambio en la forma de trabajo:

1)     La policía debe de hacerse con toda la información posible referente a los incidentes que trata, sin que ella se limite a lo estrictamente policial.

2)   Con la información recabada se deberá buscar afinidades y diferencias entre los diversos incidentes a fin de establecer conexiones, Saber si ante un evento dado el mismo ha tenido repeticiones y si se le dio respuesta cuales fueron los resultados, aquí se trata de buscar el foco o la causa del problema y las posibles soluciones para enfrentarlo.

La aplicación práctica del POP generalmente se centran en la prevención situacional (Medina, 2011), donde se trata de intervenir es aquellos espacios de menor vigilancia o control, donde se producen los delitos en forma cotidiana o mas frecuente, en las franjas horarias mas determinantes, etc. De esta manera la Policía Orientada a Problemas trabajará con menor dificultad los postulados de los Puntos Calientes (Hot Spot) ya que se adapta perfectamente a sus principios básicos.

La POP se centra en la idea de proporcionar un servicio no solo de calidad sino que mejore la calidad de vida del ciudadano, dando respuesta a los problemas que afectan o complejizan su actividad diaria, utilizando la ley cuando sea un instrumento eficaz para ello. Con estas ideas expuestas, Goldstein sostiene que es importante incorporar personal de disciplinas no policiales a las tareas de análisis de la policía como así también la colaboración de ciudadanos afectados por las incidencias, si bien este modelo no es lo mismo que el de Policía Comunitaria, no es menos cierto que tiene múltiples puntos de contacto, tal así muchos autores (Bratton 2005, Feltes 2014, Lab 2014, Skogan 2005) lo consideran como una metodología incorporada al modelo de Policía Comunitaria.

Policía Guiada por la Inteligencia (ILP por sus siglas en inglés)

Este modelo tiene lugar en forma mas contemporánea en el Reino Unido, a partir del modelo Nacional de Inteligencia presentado en el año 2000 por la Asociación de Jefes de Policía y adoptado por el gobierno en su Plan Nacional de Policía.  Allí aparece el Dr. Jerry H. Ratcliffe  (Profesor en el Departamento de Justicia Criminal de la Universidad de Temple PH-USA), pronunciándose en ese sentido y promoviendo lo que él llama la era del Homeland Security, después de la creación en los Estados unidos de Norteamérica del Departamento con el mismo nombre con la finalidad, entre otras cosas, de promover y coordinar la elaboración y uso de inteligencia en el mantenimiento de la seguridad, a fin de mejorar la lucha contra la criminalidad, especialmente la más violenta y organizada (Medina 2011), sin negar la relación entre el modelo Nacional de Inteligencia del Reino Unido y esta metodología, cree que se trata de una estrategia producto de la existencia de mucha más información sobre los delitos y la seguridad y una gran capacidad para procesarla.

Estas circunstancias, junto a la necesidad de ser más eficaces en la lucha contra la delincuencia con la máxima eficiencia (una buena administración de los recursos) habrían favorecido su aparición. Así, se centra en la realización de un análisis y una distribución de recursos adecuados para mejorar la lucha contra la delincuencia, siguiendo los criterios de gestión propios de las empresas privadas, construidas y dirigidas desde arriba, sin capacidad de decisión de los niveles inferiores.

En su definición mas completa se puede decir que el ILP es “el trabajo policial guiado por inteligencia es un modelo de negocios y filosofía gerencial en los que el análisis de datos y la inteligencia criminal son esenciales para un marco objetivo de toma de decisiones que facilite la reducción, interrupción y prevención del crimen a través de gerencia estratégica y estrategias efectivas de aplicación de la ley dirigidas a delincuentes prolíficos y mas avezados”  (Ratcliffe 2008a: 89).

El modelo plantea de situar  la investigación de cada tipo delictual en el nivel territorial que esté en mejor disposición de resolverlo de manera eficaz (en el caso de Inglaterra creando 3 niveles territoriales, en el hipotético caso de Argentina podría considerarse que hay 2 niveles el Provincial y el Nacional), así como los  espacios en que se acontecen los delitos en forma mas concentrada. Esto implica identificar patrones de riesgo asociados con grupos, individuos y lugares para predecir donde uy cuando pueden tener lugar la ocurrencia de delitos a fin de evitar su comisión (Cox, McCamey y Scaramella 2014). Este modelo de policiamiento emplea también la idea de Smart Policing y de Hot Spots, concentrando esfuerzos en las zonas y en los momentos en que se produciría el delito. Obviamente en el aspecto del análisis es compatible con el modelo POP, pero tiene limitaciones en cuanto se limita a la lucha contra la delincuencia.

La finalidad del modelo es minar la capacidad de operar de los criminales. No es en si un cambio de definición de las finalidades y priproidades de los cuerpos policiales, sino mas aún la incorporación de nuevas técnicas de trabajo para mejorar la lucha contra el delito. El ILP promueve el uso intensivo de las TIC´s para llevar a cabo sus tareas, ya sea con el empelo de CCTV (cámaras), sistemas GIS, reconocimiento de rostros, patentes etc., mostrando de esta forma un interés por la técnica similar a la del Modelo Profesional. Asimismo, tiene también rasgos de POP, toda vez que intenta reconducir la actitud reactiva y poco analítica de la policía ante el delito para hacerla mas eficaz en su lucha contra ésta.

Como en lo personal creo que el nuevo modelo de Policiamiento ha de encontrarse en el cruce del POP y fuertemente con el ILP, dejaré para otra oportunidad profundizar más en estos 2 modelos

Policía del Orden (Tolerancia Cero / Ventanas Rotas)

Este modelo se basa fundamentalmente en conceptos enmarcados dentro de los conocidos Tolerancia Cero y Ventanas Rotas, se trata de políticas policiales que entraron en vigencia en New York con la llegada en 1994 de Rudolph Giuliani, bajo la conducción operativa y policial de Willian Bratton como Jefe de Policía, es acá donde Bratton recoge los planteamientos de  la teoría de las Ventanas Rotas y define así una estrategia policial.

En marzo de 1982 de la mano de Kelling y Wilson, se publica un artículo que tendría un impacto enorme en las políticas de seguridad varias décadas después. Ese artículo publicado en la revista The Atalntic Monthly se titulada “Broken Windows: The Police and Neighbourhood Safety” (“Las ventanas rotas: la policía y la seguridad del barrio”), lo que todos conocemos hoy como la teoría de las ventanas rotas. Los autores establecían un vínculo entre el desorden en los espacios públicos y la delincuencia, que incluía recomendaciones sobre cuál tenía que ser la intervención policial para mejorar la seguridad de los barrios y reducir así los índices de criminalidad.

Bratton recoge la teoría de las Ventanas Rotas y la aplica a las estrategias policiales de New York, siendo sus puntos centrales:

  1. Identificar espacios desordenados, los que presentaban mayor número de incidencias delictivas (tanto delitos como contravenciones).
  2. Aplicación estricta e implacable de la ley “Tolerancia Cero” en los espacios identificados como desordenados.  Esto implicaba utilizar cualquier resquicio legal para parar, identificar y detener a cualquier persona sospechosa de poder cometer o haber cometido cualquier ilícito por mas pequeño que fuera.
  3. El empleo de un sistema de estadística policial que permita obtener prácticamente en tiempo real los datos sobre la delincuencia para la gestión de los recursos policiales, el conocido COMPSTAT.
  4. Establecimiento de criterios claros de responsabilidad en función de los resultados para los mandos policiales, que recibían en consecuencia, mas autonomía y poder de decisión. Los titulares de las Comisarías (Precintos en USA) tenían que responder por el estado de la delincuencia en su jurisdicción, valorando constantemente la situación y articulando nuevas estrategias y tácticas para mejorar la situación.
El plano central de esta estrategia se focalizaba en la necesidad de defender  los legítimos derechos de los ciudadanos de bien que eran víctimas de conductas antisociales, poco cívicas y de delitos de diversa gravedad. Es decir, no se trataba de políticas represivas sino de políticas que tenían como objetivo fundamental la defensa de los derechos de los ciudadanos de bien. Todo el proceso fue signado por un cambio estructural importante de la organización policial, siguiendo criterios de gestión de las organizaciones empresariales, los policías despedidos y las nuevas incorporaciones se contaban por miles y las dinámicas operativas y de gestión abandonaban los viejos parámetros. La policía pasaba a ser el punto de referencia de la lucha contra el crimen.

Una mirada audaz del modelo, solo recoge el hecho que el foco del orden, la seguridad y la lucha contra la delincuencia es la aplicación estricta de la ley, para provocar un efecto disuasorio entre los hipotéticos futuros infractores. Las personas delinquen porque perciben que la probabilidad de ser sancionados es muy baja o casi nula, en el momento que perciban lo contrario dejarán de hacerlo. Así solo es pobre, es claro que no solo se delinque porque hay escasas probabilidad de castigo, los ciudadanos de bien por mas que esta situación exista no delinquen, tampoco es menos cierto que hay factores externos derivados de problemas y desigualdades sociales, la desestructuración de la familia, falta de acceso a fuentes formales de trabajo y un largo etcétera, no hay duda que todos influyen en la conducta humana, pero entiendo que el modelo de ventanas rotas y tolerancia cero viene a tratar uno de esos factores. Prueba de ello lo encontramos en Inglaterra donde se observa que a partir del Crime and Disorder Act de 1998, establece una suerte de partner entre la policía y las autoridades locales para afrontar los problemas de delincuencia y desorden, dejando de lado el exclusivismo en lo punitivo y en alguna forma lleva a reconocer que el crimen y desorden no es solo un problema de disuasión policial.

Policía Comunitaria

Resulta algo complejo dar una simple definición de este modelo, ya que si bien su origen fue anglosajón y así fue empleado en países como USA y Canadá, cuando fue exportado cambió de nombre como a Policía de Proximidad en Francia e Italia y con otras denominaciones como Policía de Barrio también fue bautizada, en cada caso con algún aditamento propio local y con ello una pequeña modificación a su espíritu. Si hay que tener presente que aun hoy día no hay una posición unánime que admita que todas estas denominaciones representan al modelo de Policía Comunitaria.

Algunos autores como Feltes, refieren que aunque el modelo ha tenido gran aceptación (en particular habla de Alemania), no es menos cierto que no hay una cabal idea concreta del significado el modelo, ya sea “si su significado es una estrategia, una filosofía ó vino viejo en barriles nuevos”. En Ameríca Latina en la década de los ´90 cuando comenzó a emplearse el término de Policía Comunitaria realmente era más un eslogan político más que un hecho basado en modelos científicos. Fue algo mas como una moda que en aras de algo superior (¿?) permitía hacer reformas desde el punto de vista político sobre las policías en forma libre e indiscriminada. Una utilización tan extensa de la denominación para reformas que presentan tantas diferencias acaba significando una pérdida de valor de la misma denominación, de la misma etiqueta que, en la práctica, califica realidades bastante diversas, que pueden coincidir en grados muy diversos con el modelo originario, que en muchos casos, los promotores de la reforma tampoco saben identificar adecuadamente.


La Policía Comunitaria concibe a la Policía como un servicio público. Este modelo sitúa en un segundo plano los aspectos relacionados con el poder o la organización, y se centra en la idea de un servicio, una prestación hacia la ciudadanía. La utilización de la idea de servicio público pretende evidenciar las prioridades del modelo: “proveer al ciudadano de un servicio de seguridad”, se supone que con ello se despoja a la policía de una posición de poder o superioridad. La idea sería que los policías son ciudadanos como los demás que tienen como encargo, proveniente de los propios ciudadanos, asegurar de manera profesional la seguridad de los co-ciudadanos. Quien da una luz al respecto es Martin cuando lo expresa “un ciudadano uniformado……no representa el poder ante un ciudadano, sino el poder del ciudadano”.

La ciudadanía es el objeto de la actividad policial, por ende el paso inicial sería conocer sus necesidades, para así diseñar un servicio que pueda satisfacerles. La idea de servicio público no admite que sea la policía, los profesionales, los que definan cuales son las necesidades, como sería propio desde una perspectiva tradicional. Este modelo no admite que solamente el  ciudadano sea objeto, sino que también debe participar activamente de alguna manera.

La Policía Comunitaria sigue siendo una organización que combate el delito, aunque no sea este su objetivo principal (Feltes), uno de los objetivos primarios es el no hacer uso de la fuerza, con lo que la prevención es tomado como el objetivo primario del modelo. Acá lo fundamental es el resultado, el servicio público, no la actividad policial que es solo un instrumento, por ello el indicador de eficiencia del sistema no son las detenciones o las actuaciones policiales, sino la ausencia de crimen y desorden.

La prevención, la seguridad subjetiva, la convivencia y la gestión del orden público, en un sentido amplio, son los objetivos del modelo de Policía Comunitaria. Sin embargo el elemento troncal del modelo es la comunicación con el público, constituye la base y prioridad del modelo.

LOS RETOS A AFRONTAR                                                                                 

Los Cuerpos Policiales al igual que toda estructura social posee vida, por ende es susceptible a sufrir cambios, a madurar y evolucionar tal como lo hace la sociedad, sin embargo esta evolución no siempre es sincronizada con la sociedad y mucho menos sucede al mismo tiempo en todo el globo terraqueo.

Como siempre lo importante es poder anticiparse, tarea difícil si las hay, pero mas allá de ello lo que realmente importa es poder tener una aptitud hacia el cambio, salir de la zona de confort o de lo que es conocido, una frase tradicional para los navegantes refiere que “es hermoso ver los barcos en puerto, y allí es donde mas seguros están, pero lo cierto es que los barcos están hechos para navegar a mar abierto”.

Los Modelos Policiales que vimos constituyen respuestas a realidades y problemas concretos. Pero se hace necesario que estos se reconfiguren para dar respuesta a las nuevas exigencias a los cambios sociales y políticos que cada sociedad enfrenta. Algunos autores como Guillén, exponen que los servicios policiales deberán hacer frente a 4 grandes retos:

·         La policía como tal pasa a ser considerada por los ciudadanos como un servicio público mas el que es susceptible de reclamos de igual forma que los servicios de salud y educación. Los ciudadanos dejan de ser un sujeto pasivo y se constituyen en el destinatario final de los servicios policiales. Esto se enmarca en la creciente necesidad que posea la ciudadanía de interactuar con sus servidores, de ser parte de los procesos. A la par, los ciudadanos incrementan radicalmente el nivel de exigencias en las responsabilidades propias de los cuerpos policiales. En alguna medida se requiere que en ciertas intervenciones policiales exista una explicación a los ciudadanos sobre dichas acciones tales como ser las razones y los resultados. Pese a que las policías son los profesionales que conocen las problemáticas de la seguridad como los instrumentos y técnicas para abordarlas, no podrán decidir en forma unilateral los cursos de acción o las prioridades sin la inexorable participación de la ciudadanía (en sus órganos representativos).

·         La globalización ha generado la aparición de nuevos fenómenos criminales en el ámbito internacional, como lo es el terrorismo y el crimen organizado trasnacional, si bien es cierto que han existido a lo largo de la historia del hombre, no es menos cierto que en este período de la globalización han adquirido cotidianeidad y una intensidad mas que significativa. Estos, implican una mayor especialización de los cuerpos policiales y como son de múltiple actuación territorial requiere de convenios y actividades coordinadas entre múltiples agencias y cuerpos policiales para poder combatir eficiente y efectivamente contra estas amenazas a la seguridad.

·         Las TIC´s, tiene un doble impacto, tanto en el ámbito policial como en el delictual. La criminalidad emplea notablemente las tecnologías lo que dificulta notablemente la función policial.  La ventaja inicial es de la delincuencia, pues este equipamiento (generalmente usado por la criminalidad organizada) requiere de fuertes inversiones y la burocracia estatal atenta contra la inmediatez que requieren los cuerpos policiales. Otro tanto sucede con la cybercriminalidad, muchos delitos que antes se cometían en el mundo físico tienen su eco hoy día en el cyberespacio. Las propias organizaciones privadas y públicas que emplean plataformas y sistemas son victimas, ni que hablar de las infraestructuras críticas, la prevención a estas amenazas requiere de un alto grado de tecnificación tanto en equipamiento como en personal.

Otro hecho relevante es que muchos ciudadanos se informan, comunican y se relacionan a través de Internet y las redes sociales, lo que en manera alguna obliga a las policías a actualizar sus instrumentos y forma de comunicar. El estar en contacto con la ciudadanía es un factor relevante en este nuevo proceso, por lo que aquellas organizaciones policiales que quieran mantener ese vinculo deberán prestar particular atención a esto.

·         Falta en incremento de recursos necesarios (humanos como materiales) para llevar a cabo sus tareas. La economía mundial con su recesión tuvo y sostiene un impacto directo, en primer momento con el estancamiento del personal, tanto en sus incorporaciones como en lo que respecta a sus salarios, otro tanto han sido las nuevas adquisiciones de equipamiento y lo referente a la formación, capacitación y reentrenamiento policial. Al igual que en todo el mundo en América del Sur se trata de ver la forma en que se pueda dar una respuesta adecuada a las crecientes demandas ciudadanas con los recursos existente y en algunos casos con menos recursos, me recuerda una frase típica en la Administración Pública Argentina “uno administra pobreza”.
  
Megaestructuras Policiales y la Hiper-Especialización

Si bien hoy día hay una tendencia a endurecer las fronteras no ha sido la modalidad del último siglo, en el que esa facilidad de movilización transfronteriza también impactó en la delincuencia. Lo que implica es que la respuesta policial ha de tener también un impacto territorial que supera las propias fronteras del Estado. Los tratados Internacionales y/o convenios entre Cuerpos Policiales tienden a ser más complejos y burocráticos que los mismos acuerdos que se signan entre organizaciones delictivas, lo que nuevamente le da un mayor margen de actuación a los delincuentes.


Tanto la lucha contra el terrorismo como contra el crimen organizado requieren poseer altos niveles de especialización por parte de los cuerpos policiales. Si bien es cierto que a priori parecería que el terrorismo es un tema que no impacta en América del Sur eso es falaz, es obvio que no son los niveles de medio oriente o del resto de Europa Occidental, pero no dejan de ser relevantes y la lucha extremista terrorista es contra el mundo occidental, vale la pena recordar que en Argentina en la década de los `90 se cometieron 2 atentados. Mas grave aún es que tanto terrorismo como crimen organizado se sirven mutuamente (se facilitan rutas, recursos y toda logística necesarias). Los desplazamientos masivos de ciudadanos, no solo están vinculados con las desmovilizaciones, sino también con actos políticos, y claro esta también ante acontecimientos deportivos o culturales. La seguridad de esos eventos exige grandes cantidades de recursos humanos como así también de estrategias y tácticas operacionales que no le son comunes a las policías de prevención o patrullaje.

Otro tanto viene dado con la proliferación de perfiles criminales complejos (violadores seriales, asesinatos, etc.), obviamente requieren de conocimientos específicos, técnicas y estrategias que inexorablemente requieren de equipos multidisciplinarios para tratarlos.

Todos estos factores expuestos requieren de Megaestructuras altamente especializadas que tanto por su coste como para su correcto empleo no pueden ser alojadas en espacios pequeños, en comisarías de pequeñas dimensiones. La respuesta a estas problemáticas obliga a centralizar y especializar los servicios, características que le son propias al Modelo Profesional. La razón es cristalina, tanto lo que cuesta esa organización como las características del tipo de trabajo requieren la colaboración con unidades en todo el territorio y con servicios centralizados de la organización policial cosa que sólo se puede conseguir desde los servicios centrales. Poseer Megaestructuras policiales en las que se concentren servicios de prevención y patrullaje, investigadores (detectives) criminales, áreas de científica, guardia de infantería, etc., no solo es racionalizar sino optimizar los recursos. Ejemplos de esto hay tanto en el viejo como en el nuevo mundo, ya Inglaterra es un claro ejemplo que de mas de 100 cuerpos policiales en los sesenta pasó a 45 en la actualidad, en cuanto a investigaciones lo propio sucedió con la creación del Regional and National Crime Squad y otro tanto con los servicios de inteligencia con el National Criminal Intelligence Service, pasaron otras agencias y finalmente ya desde el 2013 signa estas acciones la National Crime Agency. Alemania  los Países Bajos son otros que llevan adelante este camino. Ya en nuestro Continente Colombia es un modelo también que ha seguido estos pasos con claros resultados positivos.
  
El factor de las TIC´s en las Policías

El enorme avance tecnológico no puede ni debe ser desconocido por nadie, en el caso particular por el impacto que ello implica en los modelos policiales. Es cierto que todos los modelos tenderán a adoptar mucho más los principios del Modelo Profesional debido al hecho que incorporar más y nuevas tecnologías favorecerá la especialización técnica, sin embargo no comparto con aquellos que infieren que esto asimismo acrecentará la separación con la ciudadanía o aislará a los cuerpos policiales.

Sin perjuicio de ello, no cabe duda que la especialización requerida, ya no solo habla de diferenciar al ciudadano de un profesional de la seguridad, sino esto implica ya una diferenciación dentro de los mismos profesionales de seguridad. La revolución tecnológica impacta y de lleno en las organizaciones policiales y con ello conlleva la imperiosa necesidad de reestructurar la organización, la internet de las cosas y la inmediatez golpean de lleno a la seguridad en su más amplio espectro del tratamiento. Un ejemplo base puede ser el COMPSTAT donde se vieron los cambios organizacionales de la Policía de New York, y eso solo fue un inicio, la evolución tecnológica es aun mas grande en esta etapa del siglo.

Las redes sociales, sea twitter, facebook o cualesquiera otra, asi como son parte de la sociedad, serán parte integrante de los modelos policiales, será otra forma de estar conectados con el público en general, las policías diseñan sus propias plataformas y apps para estar online con la ciudadanía, para recibir reclamos, información y para transmitirle a ellos también.

El empelo de sistemas de CCTV, de análisis y reconocimiento facial, sistemas de identificación Biométricos, ADN, el uso del GIS, mapas del delito, sistemas y plataformas de predicción del delito, BI, tratamiento del delito en tiempo real, etc., nunca por si solos darán una solución a la problemática del delito, como he expuesto muchas veces al final del día, cuenta el personal policial en el lugar. Sin embargo no se puede desconocer que el factor multiplicador que generan las TIC´s es irrelevante, como así también es cierto que modifican las estructuras y organizaciones policiales en un sentido positivo.

El uso de ciertos dispositivos, como lo son las cámaras incorporadas en los patrulleros o la empleada como parte del uniforme el personal policial, cumple la doble función, una como control de las actuaciones policiales, ya que las acciones quedan registradas y permiten una posterior supervisión de las mismas (algunos dicen que tiende a reducir el accionar poco profesional del personal); y en segundo lugar también sirven para proteger la integridad del personal policial, ya que el público al saber que interactúa y es filmado podría inducir a que le mismo se limite en agredir física o verbalmente al personal policial, como así también alegar posibles malos tratos o supuestos apremios cometidos por la policía, esto entre otros casos de utilidad.

En cuanto a las estructuras, si bien serán Megaestructuras, tenderán a achatarse o acortarse, toda vez que la información estaré disponible para todos en todo momento, se producirá una mitigación de los niveles jerárquicos (organizacionales) ya que entre otros la repetición de informes y largas y tediosas reuniones de supervisión serán minimizadas por la tecnología.

Finalmente la revolución de las TIC´s entre otras cosas trae una multiplicidad de fuentes de información, muchas de ellas abiertas, y a su vez el caudal de información tiende a ser incuantificable a primera vista. Las nuevas tecnologías, inexorablemente, agilizarán el acceso y la transmisión de la información de manera que el conocimiento y la respuesta ante los eventos sea casi instantáneo, con ello nos referimos nuevamente a la inmediatez de las cosas, al tiempo real en que deberá tratarse el delito y a que todos estarán informados en simultáneo (resguardando obviamente los niveles de toma de decisión) y por ende las respuestas serán más y mejores.

HACIA DONDE VAMOS cerrando ideas                                                            

El desmesurado incremento de la demanda de seguridad en los últimos lustros a desbordado a los cuerpos policiales, sumado a ello la inestabilidad económica a nivel mundial, que ha impactado en forma directa, al reducir la posibilidad de incorporación de más y mejores capacitados policías ha hecho que la seguridad se torne insostenible en muchos países, en particular aquellos que estamos en vías de desarrollo o los de América del Sur que han sufrido de los populismos locales.

Con lo expuesto en el párrafo precedente, no podemos ignorar que pese a ello el uso de la fuerza del Estado, en forma coercitiva se manifiesta a través de la Policía, claro en un todo de acuerdo con las leyes y normas de cada País. Pero se hace necesario asimismo contar con el consenso de la sociedad, reflejado este por sus representantes en la sanción de normas legales y efectivizado por el Poder Ejecutivo, como decía Churchill “creamos normas morales con el fin de medir nuestras propias insuficiencias”. En la medida que la ciudadanía acepta y reconoce esas normas, acepta a la Institución Policial como el órgano ejecutor. Sin embargo, en la medida que haya ciudadanos excluidos de las condiciones mínimas de vida (indigencia, exclusión social, falta de acceso a la salud, educación, empleo, etc.) y al ejercicio efectivo de sus derechos, tienden a percibir al sistema político de gobierno como ajeno a su persona, es un sistema injusto con el que no se siente ninguna identificación. Esta situación, inexorablemente llevará a un choque entre esos ciudadanos excluidos y las Fuerzas del Orden, toda vez que la Policía en cumplimiento de sus funciones deberá ejecutar la ley de manera coactiva, con el ejercicio de la fuerza si fuera necesario, será visto como un instrumento de un sistema injusto que los segrega y discrimina, y no por el verdadero incumplimiento a las normas quebrantadas.


Lo cierto es que no hay un solo modelo policial a tomar, hoy día se requiere que los Cuerpos Policiales puedan emplear todos y cada uno de los modelos presentados en forma simultánea, si bien es cierto que hablamos de Megaestructuras estas tomarán controles territoriales amplios, pero dentro de ello se deberá trabajar a niveles de micro espacios, siendo posiblemente la unidad de trabajo el barrio, por lo que habrá espacios más propensos para una policía de proximidad, y en otros para una más tradicional, lo cierto es que será en todos los casos la misma policía, ello conllevará inexorablemente a la especialización y profesionalización de los cuerpos policiales, los que nos lleva a un tema para expandir en futuros artículos a saber la formación, capacitación y reentrenamiento policial, se convertirá o mejor dicho ya lo es una de las piedras basales de toda Policía.

La transparencia y publicidad de los actos policiales cobra mayor preponderancia, más aún en los tiempos que la información y la inmediatez de las cosas cobra un significado primordial en la vida de las sociedades, las redes sociales son la sociedad. No existen organismos que manejen el volumen de información que maneja la Policía, y ello conlleva una gran responsabilidad, no solo desde el punto de vista del Habeas Data, sino de las acciones que con ello puede hacer en materia de prevención y esclarecimiento de hechos criminales. No importa qué tipo de modelo emplee, la transparencia será vital para la subsistencia de cualquier Cuerpo Policial que quiera perdurar y constituirse en modelo moral institucional, de forma tal que sus acciones no sean cuestionadas ni puestas a juicio.

Las ideas fuerza o claves para una policía que desea sustentarse en el tiempo, ser un modelo institucional socialmente para los próximos tiempos, sería:

·        Mayor especialización
·        Centralización de grandes recursos técnicos y administrativos
·        Descentralización y especialización operativa
·        Fortalecer los procesos de selección para incorporaciones
·        Fortalecer y actualizar los programas de formación, capacitación y reentrenamiento
·        Fuerte apuesta al factor tecnológico
·        Tratar el delito en tiempo real
·        Fortalecer las áreas de análisis criminal e investigaciones
·        Incrementar los procesos de transparencia y controles internos
·        Rendición de cuentas
·        Participación ciudadana

Finalmente y a modo de relfexión de yapa, no podemos aplicar una respuesta táctica sostenida en el tiempo (ej.: Planes Cuadrantes, nuevos móviles, etc.) a un problema que es de orden estratégico, de hacerlo se termina con los resultados de siempre, no se mejora a la Policía (mayor dignidad, profesionalismo y respeto) ni se soluciona el problema de fondo que es la inseguridad.

 *Licenciado en Seguridad, Egresado IUPFA, CSO., Analista, Especialista en Inteligencia, Seguridad Pública  y Defensa, Cyberterrorismo y Cyberamenazas. Actualmente es CEO de GS2 y brinda asesoramiento a Gobiernos Estaduales y Fuerzas de Seguridad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram @SchmitzOscar